domingo, 22 de mayo de 2011

Educar para una vida plena


Se desarrolló el viernes pasado en el salón de "Lucecitas", una charla abierta y gratuita que brindó la licenciada Silvina Villafañe, denominada “Educar para una vida plena: hacia una educación integral, dinámica, creativa y responsable. Un propósito con futuro”.

Un numeroso público se dio cita para apreciar la interesante disertación que ofreció la especialista, oriunda de Buenos Aires. En contacto con “El Debate – Pregón”, la licenciada Villafañe, explicó conceptos de su alocución en la charla. En este sentido, señaló: “en realidad la misma se trataba de educar y de cómo podemos hacerlo para una vida plena. Hice toda una introducción sobre cuáles son los métodos que nuestra cultura occidental ha implementado para educar en los diferentes niveles de enseñanza y los valores de esos métodos. También me referí cuáles son las dificultades que encontramos en educar, tanto para el educador como para el educando y para los logros y fracasos de la Educación”.
“Las diferentes generaciones fuimos aprendiendo de distintas maneras –sostuvo-. Una de las formas fue seguir todo un aprendizaje que tiene que ver con los contenidos, con la currícula, con cumplir con esos contenidos, con las calificaciones y las materias muy compartimentadas, una separadas de las otras. Después, los educadores pensaron que tenían que empezar a tener en cuenta también los procesos. Es decir, los momentos en que las personas están aprendiendo, la evolución, cómo se estructura el pensamiento en cada momento y en cada etapa; entonces, enfocaron más la atención en los procesos.
Asimismo, agregó: “lo que sucedió en realidad es que integraron esta manera de aprender en relación a los procesos con la misma base, estructura de enseñar y aprender con los contenidos. Con lo cual, todavía el drama en el que nos encontramos es que no se integraron estas dos formas de enseñar y aprender, no se pudieron potenciar y se sumó una a la otra. Otra de las dificultades en la cual nos vimos, cuando aprendimos o educamos, es que se pasó de una manera de educar, no sólo en la escuela sino también en la vida, en la familia, socialmente, con mucho autoritarismo, mucha bajada de línea. También dogmatismo, donde hay preconceptos, prejuicios y se excluye toda una forma que no se hace según esos ideales y parámetros, y también se vieron las consecuencias de ese tipo de aprendizajes porque eso muchas veces fue con rigor, con abuso de poder, autoritarismo social y políticamente. Entonces sucedió que empezó a haber mucho miedo, a trasmitir una cultura, una tradición o a dar un aprendizaje o a dar pautas. Y lo problemático de eso es que entró lo que llamamos “laissez faire”, quiere decir que cada uno haga lo que quiera y eso tampoco fue la solución. Esa es una de las cuestiones con las cuales nos encontramos todavía porque todos se sienten frustrados en cómo están enseñando, aprendiendo. Por ejemplo, las generaciones de 30 años para abajo, se sienten apáticas; los más grandes, se sienten hostiles, enojados, frustrados, culpables”.
“Entonces, lo que proponía era una educación integral –prosiguió Villafañe-, no porque la que tuvimos haya sido o pueda ser mala sino porque algo nos está faltando. Y proponía integrar un tipo de educación que se brinda en oriente, donde se cultiva mucho más la conciencia, en el hecho de revisar los conocimientos que se enseñan en vez de integrarlos y repetirlos a base de memoria y no cuestionar nada o no hacer uso de la libertad de pensar, de sentir”.
“Los educadores, sabios orientales y lamas, con quienes he tenido contacto consideran que nuestra manera de pensar es muy interesante, tal como deducir, articular el pensamiento. Entonces, en vez de decir, es mejor hacer yoga o meditación, desde nuestra forma de pensar, nuestra tradición y pertenencia abrir otras formas y poder integrar otros modos de conocimientos como lo ha hecho Oriente. De esta manera estaremos más plenos, donde nos enseñen y podamos enseñar y podamos aprender a tomar responsabilidad de nuestra propia vida y autonomía y desarrollar todas nuestras capacidades, manifestó la licenciada Villafañe.

Publicado por: El Debate Pregón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada